YO TAMBIÉN TENGO UN SUEÑO. Marthín Luther King tuvo un sueño. Y otros han tenido muchos sueños, entre ellos: Adàn y Eva, Noé, Abraham, Jeshua, Abraham Lincoln, George Washington, Simón Bolívar, John F. Kenneddy, Renny Ottolina, entre otros.  Sueño con una Venezuela, donde los gochos, los maracuchos, los orientales, los margariteños, los llaneros, los paraguaneros, los isleños, y todos los venezolanos y extranjeros nacionalizados o no que viven en nuestro País, convivan en paz y fraternidad. Sueño con los malandros, que un día colgarán los guantes, y se volverán santos, para trabajar y ser útiles a la Sociedad. Sueño con un Gobierno criollo y vernáculo, lindo y bello, que solo quiera el bienestar y lo mejor para su País. Sueño con unos partidos políticos amantes de las buenas costumbres y de buscar el consenso para hacerlo mejor y no para intereses partidistas. Sueño con un País donde todos tengamos acceso a las riquezas, a los bienes, a los alimentos, a los vehículos, que todos tengamos carro y casa, familia, y que vivamos en una tranquilidad que todos dejemos nuestras puertas de las casas abiertas y que nuestros vecinos sean nuestros nuevos hermanos, tíos y familia. Sueño con una Venezuela unida, una Venezuela que haga que todos en el Mundo piense que lo mejor que hay para vivir y ser libre es Venezuela. Sueño con un País bandera en todo, en inteligencia, en valores, en familia, en sociedad, en bienestar. Sueño con un País donde todos seamos amigos. Que nuestros negros, blancos, indígenas, mestizos, y los nuevos venezolanos, chinos, entre otros, seamos hermanos. Sueño con un País bello en todo, ya que ya tenemos las bellezas de gente, de paisajes, de riquezas. Sueño con un País donde la Virgen María. Nuestro hermano Jeshua y nuestro único Dios, sean nuestras guías en todo lo que hagamos.