AGREGAR VALOR. Dentro de las consideraciones de un gobierno moderno que necesita Venezuela tiene que estar la de asegurar a nuestra población empleo seguro. Ese empleo debe estar basado principalmente en la transformación de materia prima a productos. El País necesita fomentar la producción de bienes y servicios y su exportación. La manera de competir internacionalmente es con alta escala de producción, bajo costo y precio y alta calidad. Para poder concretar ello, se requiere educar a la población con estudios que los capacite a desempeñarse en su puesto de trabajo. Que su educación o instrucción les permita asegurar su puesto de trabajo. Y que este proceso de aprendizaje sea corto y mantenido en forma continuo, quizás en forma paralela a los actuales sistemas de educación en Venezuela. Y ese puesto de trabajo debe permitir que la persona se desarrolle y avance profesionalmente en su inteligencia, conocimientos y destrezas, de manera de poder crecer y avanzar hacia puestos de trabajo mas exigentes y de mayor responsabilidad. En Venezuela han proliferado muchas actividades nuevas de ventas de productos masivos importados que permiten que la persona comprometida y activa sea exitosa en su desempeño, crezca profesionalmente, pero que no ayuda a que el País crezca como generador de riquezas y pueda agregar valor a su materia prima. Tenemos que enseñar a nuestra gente a que no solo venda algo que otro produjo, sino que también ayude a conceptualizar y a fabricar productos hechos en el País y que el País pueda colocar esos productos en los mercados internacionales. Niño o adolescente que esté en la calle sin hacer nada durante las horas en que debía estar en una escuela o liceo, debe incorporársele en su actividad escolar. Persona que esté en la calle pidiendo limosnas o trabajando como buhonero debe incorporársele al mercado de trabajo manual o de oficina. Hay que hacer este proyecto País y ponerle corazón. Para que definitivamente podamos cambiar estos patrones aprendidos que ya casi se han convertido en costumbre.